Wednesday, August 08, 2007

PLANETA (JUEGO DE PELOTA EN LA LUNA)

l
Ancho y ajeno,
poceado,
minúsculo;
redonda cajita que su repisa busca
en inexacta estantería.
Piedra volátil y agua en penitencia,
es este un planeta mal conocido.
Terrón de guaridas,
por tanto artefacto con acechanzas dentro;
césped que piso,
la puerta bajo cuyo dintel me escurro,
para no ser visto.
II
En bajo relieve,
con muescas,
ángeles e instrumentos de música
junto a pentagrama blanco como nieve,
hundidos en la nieve moribunda;
asida ésta a espejo
que gota a gota muda,
instante tras instante cambia la nieve de vestimenta,
se da de narices contra la transparencia,
y huye,
a semejanza de los vivos huye,
hacia la muerte.
III
Es este un planeta humoso,
con otras humaredas se engavilla
y roza el techo en las alturas,
donde reina un señor intransigente.
Mientras tanto,
en el tejado,
invisible un broncíneo gallo
sin qui-qui-ri-quí da vueltas.
IV
He aquí un ·sal-si-puedes· en el cual,
semi-oculto como y duermo,
novelas leo policiales,
que me aplacan;
con sus letras salpicadas por un rojo hastío,
muero;
cuanto trabajo revivir me cuesta
desde tan poca ceniza,
que con el viento juega,
juega conmigo.
V
Todo tal si fuera la primera vez,
me siento sobre madera amarillenta;
se trata del water en el cual leo y defeco.
Allí donde el planeta es prepucio almizcleño,
mobiliario para escurrir el alma,
mohíno me asiento.
VI
Boliche para uno,
kamasutra para incautos e inocentes.
Como una in-sonora cinta
delante de mis ojos pasan,
siluetas son que van dejando huellas,
en la arena gruesa de la esquina.
VII
Sin saber porqué junto a la ventana husmeo,
con mi nariz transito hacia pasadizo,
que da en la boca de una calle cortada en trozos,
a semejanza de dados que se tiran,
contra un parapeto;
calle insegura,
vacía,
entachuelada de furtivos pasos
hacia un sólo sitio,
al cual algunos denominan dédalo,
maraña otros;
para mis adentros digo:
es portal velado que debajo del follaje sueña,
sueños lentos,
repetidos e indescifrables,
recurrentes;
sueños que me sacan de la cama turca,
a partir de un méliès que a la pelota juega,
(juego de pelota en la luna),
con “el hijo del diablo”
y un lumière ambiguo.

3 comments:

Anonymous said...

NUnca me olvido de los que están al otro lado del mar , Xavier, y saber que sus escritos y los mios están unidos me llenan de placer.
Abrazos del mar.
Lola Bertrand

mia said...

Tremendo Xavier y esa "lumière ambigu..."
Y ese jugar de pelota en la luna y ese diablo y esas imágenes y estrofas llenas de riqueza y hondas muy hondas vivencias relatadas con ese profundo saber!
Gracias Xavier.
Abrazo de
Mía

yoymimismo said...

Querido y admirado Amigo,

Puedo ver detrás de tus letras la luz de tu formidable persona...valerosa, atormentada aveces, pero siempre llena de amor...

paz,

Isaac